sábado, 5 de diciembre de 2015

LA UNIÓN DE LA IZQUIERDA

En las elecciones del 20 de diciembre de 2015 la izquierda a la izquierda del PSOE nunca ha tenido tantas oportunidades como hasta ahora de sacar un buen resultado electoral, como consecuencia de la crisis económica y el modelo neoliberal que Rajoy y la Unión Europea han planeado y ejecutado para nuestro país. Los datos hablan por sí solos, según la Encuesta de la Población Activa del tercer trimestre de 2015 los contratos temporales crecieron en 205.500 personas y los fijos descendieron en 18.900. La tasa de desempleo se sitúa en 4.850.800 personas y sólo se ha reducido en cuatro años en 147.200 personas, una cifra que se agrava al conocer que 500.000 personas han abandonado el mercado laboral o que las familias con todos sus miembros en paro se han incrementado en 147.700 hasta 1.572.900.
En resumen la tragedia mayor de la crisis económica que es el desempleo continúa y, además, aumenta la desigualdad, algo que también podemos constatar a través de las estadísticas del INE y que recogió el diario Público en el siguiente artículo La maltrecha España que deja Rajoy en 14 gráficos (http://www.publico.es/economia/maltrecha-espana-deja-rajoy-graficos.html data: 2/12/2015). En este artículo se establece que la tasa de cobertura de desempleo ha bajado del 72% al 54%, que el porcentaje de trabajadores pobres ha pasado del 11,6% al 14,2%, la renta media por persona ha bajado de 10.858 euros a 10.391 y los hogares en situación de pobreza energética ha subido del 6,5% al 11.1. Podíamos seguir trayendo a estas páginas más datos, pero parece evidente que todos apuntan a la misma dirección. Después de cuatro años de gobierno de Rajoy no sólo somos más pobres, sino que los que lo eran en 2011 ahora lo son más y la recuperación sólo ha favorecido a los que nunca han estado en crisis. Pero la pregunta sería, ¿qué alternativa tenemos a esta debacle socioeconómica? La respuesta es débil y está dividida. La izquierda no ha optado, como lo solía hacer en época de emergencia social por una unidad de acción en torno a un programa mínimo. Los ejemplos en la Historia son múltiples, los frentes populares de los años 30 o el Programa Común de comunistas y socialistas de cara a las elecciones legislativas francesas de 1973.

¿Qué tendrá que pasar en este país para que la izquierda se una en torno a una bandera que proteja a quienes están siendo expulsados de nuestra sociedad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada